miércoles, 7 de junio de 2017

faular@hotmail.com
Miércoles, 7 de junio de 2017
Lectura devocional: Salmo 107:1-9
¿Redimidos? ¡Díganlo!
¿Los ha rescatado el Señor? ¡Entonces, hablen con libertad! Cuenten a otros que él los ha rescatado de sus enemigos. Salmo 107.2 (NTV)

Hubo un tiempo en el pasado en que Dios dispuso tener a su lado dos seres para que le acompañaran como parte de su familia, en la eternidad futura: los ángeles y los seres humanos. La obediencia es el requisito de Dios para mantenerlos en su plan. Ambos seres creados fallaron en esto. Los ángeles comandados por Satanás, fueron echados de la presencia de Dios. El ser humano, fue echado del Edén. Sin embargo el plan de Dios, siguió su curso. Millones de ángeles buenos son sus aliados en dar sus favores a los seres humanos: “¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación?” (Hebreos 1.14).
Pero la más grande de todas las profecías fue la entrada de JESÚS a este mundo, quien con su muerte en la cruz y por su sangre derramada, nos compró un lugar en el cielo por su redención, a nuestro favor. De esta manera por la desobediencia de Adán, estamos perdidos, pero por la obediencia de JESÚS, somos salvos. Así se cumple el plan y el propósito eterno  de Dios, y al final de la historia, en la Nueva Jerusalén, estaremos para siempre con el Señor.
Nosotros al igual que el pueblo de Israel, tenemos muchas razones de peso para agradecerle a Dios, por su Providencia. Éramos esclavos, ahora somos libres. Estábamos dispersos, sin propósito y vagábamos como ovejas sin pastor pero ahora formamos parte del redil del Buen Pastor. Israel, no es un accidente en la historia, nosotros tampoco. Dios que sonrió al ver que todo lo que había hecho era bueno, sonrió también el día en que nacimos como seres humanos, y hubo gozo en el cielo también el día en que nacimos de nuevo. Dios nos ha conducido por esta vida humana, supliendo nuestras necesidades, también nos conducirá por la vida que vendrá después. Entonces, no se quede callado por tantas bendiciones de Dios para su vida: ¿Redimido? ¡Dígalo!
Oración:
Padre eterno:
Hoy frente a la salvación tan grande que nos ha hecho tu gracia, surge la alabanza y reconocimiento a tu grandeza, poder y misericordia. Con gratitud sabemos que nos ha salvado para que nosostros nos unamos a tu plan de salvación eterno y proclamemos el sacrificio de tu Hijo y Su mensaje de fe, esperanza y amor. SEÑOR ¡Ayúdame en mis esfuerzos evangelizadores y para llevar tu Gran Comisión hasta el final de los tiempos! En el nombre de JESÚS. Amén.
Perla de hoy:
La evangelización es contar a otros lo que Dios ha hecho por nosotros y como Él puede hacerlo también con ellos.
Interacción:
¿Qué me dice Dios hoy por medio de su Palabra?
¿Existe alguna promesa a la cual pueda aferrarme?
¿Existe alguna lección por aprender?
¿Existe alguna bendición para disfrutar?
¿Existe algún mandamiento a obedecer?
¿Existe algún pecado a evitar?
¿Existe algún pensamiento para llevarlo conmigo?